lunes, 1 de junio de 2009

Un premio para Marcos Ana


Ya sabemos que el precio de nuestra transición política fue el olvido, una medicina aparentemente insípida, que fue administrada durante decenios con el silencio cómplice de una gran parte de la izquierda que se conformaba con salir de nuevo a la escena pública, aunque quedaran borradas sus raíces y sus verdaderos protagonistas.
Conocemos así la historia de líderes mundiales como Nelson Mandela, de Indira Gandhi y de otros líderes civiles mientras a nuestro lado pasaban desapercibidas algunas personas que practicaron un heroismo cívico similar en nuestro país. Cuenta Primo Levi que solía tener en el campo de concentración de Auschwitz una pesadilla recurrente y que consistía en que una vez que liberado, ni sus amigos ni siquiera su familia querían escuchar las atrocidades que había presenciado. Desgraciadamente -nos cuenta- esa pesadilla se hizo realidad y, cada vez que intentaba articular su historia, los más allegados lo silenciaban, deseosos de recuperar la normalidad de la vida e incluso recomendándole, cariñosamente, que era tiempo de olvidar lo sucedido.
Entre los líderes civiles mundiales, merece un puesto de honor la figura de Marcos Ana. Estuvo encarcelado veinticinco años, toda una vida. Llego a olvidar lo que era un árbol pero no abandonó la esperanza. Dicen, todos los que le conocen bien, que salió de la cárcel sin un rasguño en el alma. Cuando lo conocí, me pareció que era la sonrisa que le faltaba a la izquierda y que conservaba eso que muchos han perdido: la esperanza en el ser humano.
Si lo lees, comprobarás cuánta sabiduría atesoró en su encierro y te preguntarás cómo conservó esa inocencia primaria que induce a los de alrededor a ser buenos. Ahora la Universidad de Granada, junto a varias fundaciones como la de Saramago o el centro de la Unesco, han promovido una plataforma para reunir firmas con el fin de que le concedan el premio príncipe de Asturas de la Concordia. Si pinchas aquí puedes poner tu firma en el manifiesto. Marcos Ana no necesita este premio, ya cuenta con el galardón extraordinario de legiones de amigos y amigas que lo admiran en el mundo. Es la democracia española, la que necesita premiar su trayectoria.

3 comentarios:

javier dijo...

Hola navegando por la red me encontré con tu blog que esta bueno, con una temática muy original y que entretiene, hasta pronto.


Firma: http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

Miguel dijo...

¿Qué tal, Concha? Encontré tu blog a través del de un amigo común: Alberto Granados, "Rigoletto" . Te sigo con interés y me adhiero a esta iniciativa que propugna el premio Príncipe de Asturias para Marcos Ana y firmo donde haga falta. Su memoria viva, más que histórica, es emocionante y ejemplar: ¡Ojalá le den este premio!, se lo merece. Un saludo. MigueL Cobo

Ferran Gallego dijo...

¿Cómo esconderse del resentimiento, cómo burlar la perpetua sombra del rencor? La vida hecha pedazos y sólo la búsqueda de la alegría de vivir, la contemplación serena del dolor causado como una parte ínfima del enorme espanto del pasado siglo. ¿Cómo va a ser ínfimo lo que nos golpea lo único que tenemos, lo único que nadie nos devuelve, el tiempo, la juventud, la madurez inicial...? Siendo alguien como Marcos Ana. ¿Era así cuando llegó a la celda? ¿O ese recinto pensado para torturar el cuerpo y dejar en harapos el alma, lista sola para hacer de conciencia del odio, acabó siendo un espacio propio, un pequeño paraíso donde la bondad arraigaba, el deseo de vivir, la exaltación de sentir cualquier fragmento de la existencia común, saberse un individuo libre en lo más hondo, dejar que treparan las impresiones hasta los ojos, que se desmoronara la tiniebla al alcanzarla con las manos, que el aire contuviera ese beso dado, al salir de la cárcel, siendo virgen, a una prostituta conmovida, descubriendo su cuerpo como algo que dejaba de ser mercancía para ser ingenuamente querido...La voluntad de ser feliz, que cantó Gil de Biedma, posiblemente. La capacidad de ser bueno, que ha cantado el propio Marcos Ana, sin duda.