sábado, 22 de mayo de 2010

No tan católica




El País ha olvidado colgar en la edición digital de Andalucía mi artículo de esta semana. Aquí os lo incluyo completo:




Saber cuántas personas católicas hay en nuestro país es una tarea imposible. Y me refiero a "católicas" en el sentido de que sus creencias religiosas están vinculadas a la institución llamada Iglesia, concepto que no siempre coincide con la acepción de "cristiano" y que hace referencia a las personas que siguen al mensaje evangélico de Jesucristo.
Es imposible determinar el número de católicos por razones muy dispares. En primer lugar, porque la propia Constitución protege la intimidad de las creencias religiosas. En segundo lugar, porque algunas ceremonias están tan arraigadas en la vida civil que difícilmente podemos distinguir cuánto hay de religión o de acto social en celebraciones como bautizos, comuniones, entierros, festividades o en la romería del Rocío.
Los únicos datos objetivos y totales que nos pueden aproximar a las cifras reales de católicos en nuestro país son los de Hacienda, que nos informan del número de personas que seleccionan contribuir a la Iglesia católica y los de enseñanza, que nos indican el porcentaje de alumnos matriculados en las clases de religión en la enseñanza no universitaria.
En la enseñanza concertada la opción religiosa se sitúa en torno al 90%, mientras que en la pública alrededor de un 70% del alumnado elige esta opción. La experiencia directa nos dirá que conforme subimos en los tramos educativos, la opción de religión disminuye considerablemente y el 70% de católicos de la enseñanza inicial, se reduce a solo un 20% en el bachillerato. Una buena pregunta sería: ¿Qué ha sucedido en ese tramo para que el alumnado abandone la asignatura de Religión? ¿Han perdido sus creencias en el camino? ¿O cuando los jóvenes deciden por sí mismos no sienten tanta presión social ni miedo alguno al aislamiento? Todo un enigma. Si, además, pudiésemos analizar cuántos de estos estudiantes están conformes con la teoría católica sobre el aborto, el divorcio, la homosexualidad, la eutanasia, la igualdad de las mujeres o la libertad sexual, las respuestas dejarían en ínfima minoría a los seguidores convencidos de esta institución.
La marca de la casilla correspondiente a la Iglesia católica en la declaración de la renta -independientemente de que pensemos que se trata de un subterfugio para aparentar neutralidad religiosa por parte del Estado-, nos puede servir de indicador para conocer esta realidad. Según los datos facilitados por la Conferencia Episcopal, en el año 2009 sólo el 34% de los contribuyentes puso su equis a favor de la Iglesia católica. Teniendo en cuenta que el bolsillo es un buen termómetro social, el hecho de que la mayor parte de los contribuyentes rehuyan la cruz para la Iglesia nos hace ver que esta sociedad no es mayoritariamente católica. Imagino que entre los que eluden la equis de los obispos hay una gran diversidad de pensamientos que abarca desde no creyentes, practicantes de otras religiones, hasta cristianos que no están muy conformes con el anquilosamiento y la falta de sensibilidad social de la jerarquía eclesiástica.
Por todos estos motivos, y con el respeto más sincero a todas las personas que se declaran católicas, quizás sea el momento de romper el delicado lazo y dejar de mantener la ficción de una institución omnipresente, mantenida por el Estado de forma artificial a través de una generosa provisión de dinero público que convierte al Ministerio de Hacienda en su recaudador de impuestos y a la enseñanza en un púlpito privilegiado de su doctrina. Cada vez más cristianos lo comprenden para desesperación de la jerarquía católica. Dicen que cuando Teresa de Jesús llegó a Sevilla y se encontró con grandes dificultades para crear su orden, exclamó: "¡Con el calor que hace en estas tierras, bastante tiene el sevillano con no pecar!". Pues eso, con la que está cayendo, bastante tiene el ciudadano con su propia cruz.

4 comentarios:

Rigoletto dijo...

Concha, no olvides que, en Primaria, se elige religión porque a ver quién deja a sus retoños sin esa momento estelar que representa la primera comunión, en cuarto, a los diez años. Después ya se pueede abandonar la opción religiosa, pero la primera comunión, como la cofradía de semana santa y alguna otra festividad a plazo fijo del calendario social (como el de vacunas) hay que cumplirlas, aunque los padres jamás pisen una iglesia ni vivan conforme a los dogmas católicos, ni los niños hagan jamás la "segunda comunión".
Las contradicciones son las contradicciones, pero la pela es la pela. Si se dice lo contario, es que se está persiguiendo a la iglesia.
Así nos luce el pelo.
Alberto

Anónimo dijo...

Segun has definido a la iglesia catolica podrias haber definido a los sindicatos, partidos politicos, con la salvedad que estos si que son minoria los participes pero nos cobran y dirigen como si fueran mayoria. En comparacion, la iglesia catolica es el chocolate del loro. Yo pienso que molesta tanto la iglesia porque son la unica competencia para sus fines de pensamiento unico. Creo que se te ve el plumero.

Sebastián Navarrete dijo...

"El País ha olvidado colgar en la edición digital de Andalucía mi artículo de esta semana"
El País, como otros medios, son muy "olvidadizos" con determinados temas. Por suerte se han inventado los blog.
La felicito por este artículo, muy acertado como el resto.
Saludos.

Anónimo dijo...

Anónimo ¿Que la iglesia es un antídoto contras elpensamiento único?¡por dios,por dios,por dios...'