viernes, 23 de mayo de 2008

SE LLAMABA LOLA


Sus ojos devoraban la vida. Los mantenía abiertos cuando otros los cerrábamos. No quería perderse nada de este festival de luz. Se nos ha ido, tan joven, un día de esta primavera.
Se llamaba Lola y era de Montilla, luz abierta. Sabía escuchar, extraña cualidad.
Lola estaba en todo, porque el dolor ajeno la atravesaba. Compartía los problemas de la gente y desbordaba alegría en risotadas explosivas que conmovían todo su delgado cuerpo. Si paseabas con ella por su pueblo, asistías a un diálogo interminable con jóvenes, viejos, mujeres, niños.
Era feminista y de izquierdas de una forma natural y amable. Cargaba con todo porque le era imposible separar el pensar y el hacer. Con ella era inevitable acabar cada conversación con la frase “¿qué se puede hacer para cambiar esto, para solucionar aquello?” Nunca daba lecciones de nada, pero sin quererlo, nos ha dado lecciones de ética a todos.Lola ha hecho más por el feminismo en Andalucía que veinte volúmenes de libros. De alguna forma hay que decirlo. De alguna forma tendremos que consolarnos del dolor de haberla perdido

5 comentarios:

pavon dijo...

El del ángulo superior izquierdo es Rothko, ¿verdad?

Concha Caballero dijo...

Si que lo es, te gusta?

Patricia Simón dijo...

De la mano de mi gran amiga Sara he llegado a su blog. Es un tesoro. Me encanta leerle y aprender de su larga trayectoria e intensa vida.

Un saludo,

Patricia

Sielitolindo dijo...

¿sabes Concha? hay una cosa que me llama mucho la atención sobre la vida y el arte...verás, yo no conocía a Rothko hasta que he leído aquí los comentarios. Me fui a "san" google a ver más sobre su obra y me encantó...se queda una así, mirándolos un rato, como embobada, sin saber muy bien en que pensar, sintiendo...una vez explotados los sentidos pertinentes, me dio por saciar el saber y busqué la biografía de este artista. Y aquí es donde se origina el pensamiento sobre este comentario: ¿por qué todos esos artistas que nos tocan el alma han tenido esas vidas llenas dolor y persecución? ¿como se puede hacer cosas tan bellas cuando el sufrimiento te ha hecho tan infeliz? Pienso en Van Gogh, en Oscar Wilde, en Marilyn Monroe...¿sabes a lo que me refiero?

Flor Argentina dijo...

Me ha encantado lo que has escrito sobre Lola, cierro los ojos al leer tus parrafos y me parece que la estoy viendo.
un saludo