sábado, 27 de junio de 2009

Soledad en la izquierda

Este es un comentario de Ferrán Gallego al post anterior:

Con el análisis (es un decir) de las críticas al capitalismo (son ellos los que lo llaman así, no es que yo sea un antiguo) se da un desbarajuste caraduresco similar. Cuando las cosas van bien es porque el sistema funciona, claro está...¿no se lo habíamos dicho siempre? Cuando las cosas van mal, es que el sistema no funciona si no es con correctivos, de la misma forma que a un esquiador con mala fortuna se le pone yeso en la pierna rota. La culpa puede ser del paisaje o del esquiador. Nunca del deporte en sí.
Los mil millones de personas que sufren hambre no son demostración más que de una dolorosa fatalidad (y, en voz bajita, políticamente incorrecta, de su incapacidad para gobernar sus recursos). Los cinco millones de parados que tendremos no es más que un capricho de ciclo(ese pedazo de hielo en la nieve...)

El problema, Concha, EL PROBLEMA es que no somos capaces de utilizar la prueba del 9: ¿Te imaginas que los cinco millones de desempleados se dieran en una economía socialista? El Tribunal de la Historia sólo enjuicia a la izquierda, a los de abajo. Los fiscales sólo presentan sus pliegos de acusación cuando la izquierda llega al poder e incluso cuando se mantiene en la oposición. Nos personamos ante ese alto tribunal como acusación particular, pero la historia no encausa a los vencedores, que no sólo han triunfado en las urnas, sino en los corazones y en las neuronas de la gente. Para ellos, no hay apelación posible que exija la disolución de esa asociación ilícita que se llama capitalismo, sino sólo la posibilidad de que el sistema reciba una amonestación.

¿Por qué no crece nada precisamente cuando todo indica que ELLOS han fracasado? Seguramente, porque lo han hecho muy bien, especialmente en España, desde hace treinta años, precisamente. Desde que crearon un sistema en el que quienes nos movíamos no salíamos en la foto de la Historia ni en el escenario de la política. Y, en los espacios del fracaso electoral y del ninguneo político, la amargura comunista condujo al canibalismo que ya conocemos. Ahora que nos hemos ido cargando, una tras otra, todas las posibilidades, a ver a quién le vendes una moto. Nosotros lo hemos hecho fatal, pero somos muy dados a la autocrítica. Es que ellos lo hicieron, en su momento, muy bien. Para que, cuando llegaran circunstancias como las de ahora, sólo hubiera soledad en la izquierda. Sin líneas de resistencia social que se traduzcan en respuestas institucionales; sin confundir la protesta necesaria con la ausencia de propuesta indispensable; sin entretenerse con magnas manifestaciones que nos llenan de orgullo de casta para, al día siguiente, encontrarnos con la sociedad intacta.

La derecha dice que quiere acabar con el Estado para construir una revolución de la sociedad (Berlusconi dixit). Pero es una mentira asquerosa. Lo primero que hizo el capitalismo globalizado, ya en los ochenta, fue destruir la sociedad. Y la sociedad no es una suma de experiencias individuales que se encuentran de vez en cuando para ser representadas electoralmente. La sociedad es un espacio de reconocimiento colectivo, de vinculaciones permanentes, un ámbito que otorga significado. Ellos han sustituido a la sociedad por un magma de absentismos, temores, comodidad, egoísmo, escepticismo individuales que se viven a pequeña escala, sin reconocer ningún espacio de grupo que se vea como propio, socialmente significativo, con un perfil que permite convertir la experiencia en cultura.

Eso se lo decía Pasolini a los comunistas italianos en los años 60: os quitan la identidad, vuestra razón de ser antagonista, vuestra diferencia radical, vuestra extrañeza con respecto al sistema. Cuando lleguen las vacas flacas, no os quedará nada que levantar como PROPIO ante ellos. Ni siquiera vuestra pobreza.


5 comentarios:

Ferran dijo...

La generosa amistad de Concha me pone en post...Gracias, amiga...Era mucho más largo, pero no me entraba. En especial, quería destacar, al principio, la curiosa actitud ante el marxismo que, en su momento, denunció Lefebvre: primero dijeron que Marx era utópico, ahora dice que está superado. Además, lo poco que hemos sabido dar soluciones creíbles a la gente, sabiendo que el cambio de ciclo de comienzos de los ochenta y la posición de debilidad salida de las tres primeras elecciones desde el 15-J nos obligaban a un discurso que fuera, al tiempo, antagonista y no marginal. Yo creo que nuestros problemas han venido de nuestra debilidad, no al contrario. Y nuestra debilidad fue uno de los objetivos que se marcó la transición. La española, claro. Pero también la Gran Transición de la crisis del estado del bienestar y la nueva cultura de fin de siglo. Por último, el recuerdo a Pasolini. El último artículo que redactó, quince días antes de su asesinato, es estremecedor, lúcido y ya conjugado en tiempo irreversible. Un bello artículo sobre la identidad de los pobres desguazada por la estandarización que la izquierda consumió tan bien en los años de crecimiento.
Besos

Anónimo dijo...

Un equipo de TVE en Barcelona que propuso cubrir la información sobre Enric Durán y sobre las protestas contra el plan Bolonia, acabó informando sobre un gato que había aprendido a tocar la guitarra o algo parecido. No es broma. A este equipo se le dijo sutilmente que estas informaciones “no interesan”, y mi contacto, que es periodista de carrera, se abstuvo de preguntar a quién no interesaban, no por desinterés, sino porque no fuera a parecer una chulería y no le renovaran el contrato en esa subcontrata barata a la que llaman productora. Así están las cosas. Es obvio que entre los menos interesados en que se airearan tales noticias se encontraban todos los nombres que Concha mencionaba en su artículo además del resto de la élite beneficiaria de esa estafa piramidal que es el capitalismo.
No creo que la solución a los problemas de nuestros días, ni de nuestro futuro, se pueda presentar bajo la bandera de una ideología concreta, porque como bien dices lo han hecho muy bien, y se han preocupado de desvirtuar todas alternativas con la simplicidad semántica del uso de términos que generan rechazo (p.e. el uso del prefijo negativo “anti” en anti-sistema, anti-globalización, anti-bolonia, etc.). Esto contrasta con los análisis en “en profundidad” que mencionabas donde los hipotecados pobres son basura y los productos financieros son “sub-prime”. Esto es pura ingeniería y está destinada a enmascarar el gran fraude. Por otro lado, quien se atreva a ondear un símbolo o unas siglas defenestrados (hoz y martillo, PC, CNT, etc.), antes de poder exponer sus ideas se ve obligado a desvincularse y condenar genocidios, asesinatos, generación de hambrunas, y demás horrores. Su trampa es nuestra propia entelequia humanista, y para escapar de ella sólo cabe olvidarse de los propios ideales y limitarse a exponer los hechos.
Hay guardadas en el cajón mil políticas (expropiación directa de los grandes capitales, establecimiento de un tope máximo salarial, cumplimiento inexorable de los derechos constitucionales, subida lineal de los salarios, etc.), destinadas a crear una sociedad más justa... Hay mil fórmulas, pero ninguna de ellas se podrá llevar a cabo si previamente D. Matías Prats no anuncia antes de los deportes que el crédito es como el Universo, que se expande y se contrae a capricho de un Dios metido a emisor de moneda fiduciaria, llamado Reserva Federal.
Por cierto, para quien está avisado de este asunto de la Fed y del impuesto de la renta en EEUU, la actitud del genial suegro de James Stewart en “Vive como Quieras” de Frank Capra se llena de sentido cuando dice: “I don´t beleive it!”

Un saludo, o mejor dicho: Salud!
ICB

Juan José López JARILLO dijo...

Es evidente y manifiesto que "ELLOS "..es evidente y manifiesto,`pero... ¿y nosotr@s ?:"Mientras luchan por separado, son vencidos juntos. "(Tácito)...La soledad se combate uniendo banderas...antes de que acaben con nosotr@s...


allí estaban
con la brisa de diciembre
entre manos y pañuelos
allí estaban
allí estaban los míos
un corto silencio
pedí disculpas por la demora
y retomamos la conversación

( " Los míos " , de Hebert Abimorad )

Cordiales Saludos

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Todo el problema de la llamada izquierda en España es que los impostores que inventaron el psoe en Surennes lo hicieron muy bien y dieron el pego total, tal total que nadie lo pone en duda absolutamente, y eso es necesario, ¿y esos miles de militantes que son realmente de izquierdas? Pues que espabilen. Y como ha demostrado Alfredo Grimaldos, en su maravilloso y clarificador libro: La CIA en España, con documentos desclasificados de la Agencia Gringa y del Franquismo: un coronel de los servicio del régimen franquista acompañó al Guerrita y a Felipitito a Surennnes, y allí en una paripé usurparon a unos viejales que detentaban un psoe, cuando el psoe desapareció total tras la guerra, perdida más por los errores de sus políticos en mando que por el ejército colonial que pusieron irreponsablemente en manos de un tipo como Franco, o dejaron poner..., allí, en Francia se hicieron con una marca, el psoe(r), porque en España no pudieron registrarla porque estaban los del Psoe(h), que eran los mínimos continuistas del psoe real subsistente ¿?, y las ayudas del capitalismo alemán vía los socialdemácratas, pues montaron lo que es el actual psoe, cuya principal misión es destruir la izquierda, como sea y como meta principal, y todo el que no vea eso es o gilipollas o está en ellos metido. Aquel coronel del régiem de franco que estubo velando Surennes se jubiló hace poco con los mayores rangos de un gerenal desde el Caudillo, y cobrando el máximo pastón por jubilata, en pago y premio..., que hay datos que no se puede tapar, el mar no puede contenerse en las manos.
El psoe es un proyecto de impostores y grandes actores con una discurso de izquierda moderada y unos hechos de capitalistas absolutos, en la línea que hubiera evolucionado cualquiera de los franquistas...
Se acabaron los pañitos calientes y el pampringao, señores. Observen en Extremadura, por ejemplo, el psoe compra, por sistema, a todo elemento de izquierda, o lo mata socialmente con campañas criminales y desprestigiadoras, miren sino la montada perenne contra Anguita, alguien irreductible en verdad de la izquierda real, o con otros, miren el caso vergonzante de la Rosita, alcaldesa de Córdoba, tremendo, en Andalucía...
Pero, claro, sigue habiendo panolis que coquetean con el psoe o sus entornos, que es peor, mucho peor, y así la izquierda se diluye y desaparece...
Conviene pues meter en el mismo saco a pp y psoe, y nada con ellos, ni a recoger billetes de 500 euros, y marcar un programa realmente de izquierda, comenzar a arar, sembrar, cuidar de malas yerbas y ¡ya vendrá la cosecha!

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Veo que mis comentos no los publica, cuando son respetuosos con las personas, no con ideas, ocurrencias, etc., que ninguna lo merece...

Así no se puede hablar de respetos...

salud